La L-Glutamina y la dieta

La l-glutamina es un aminoácido no esencial que se produce de forma natural en nuestro cuerpo. Es uno de los pocos aminoácidos que pueden cruzar la barrera sanguínea de nuestro cerebro directamente. En este artículo vamos a ver las varias fuentes disponibles de esta sustancia, así como las dosis recomendadas para nuestra dieta.

La l-glutamina se encuentra abundantemente en los tejidos musculares en nuestro cuerpo. Se sintetiza en nuestro cuerpo desde el ácido glutámico o el glutamato simple. Además, suele circular libremente por nuestro torrente sanguíneo. Sin embargo, bajo algunas condiciones como enfermedad, lesión o estrés, nuestro cuerpo no puede producir la suficiente cantidad de glutamina como para satisfacer las demandas y se convierte en un aminoácido esencial. Así pues, necesitaremos fuentes externas. Estas fuentes pueden ser de nuestra dieta o mediante suplementos. Recientemente, este producto ha ganado popularidad entre los atletas que quieren aprovechar sus múltiples beneficios.

Alimentos ricos en L-Glutamina

Las fuentes nutricionales son especialmente los alimentos ricos en proteínas como la carne de res, el pollo, el pescado, productos lácteos, huevos, verduras como judías, remolacha, repollo, espinacas, zanahorias, perejil, zumos vegetales y trigo, papaya, coles de Bruselas, apio, col rizada y alimentos fermentados como el miso.

Toda la información sobre cómo conseguir glutamina de los alimentos

Estas son las fuentes naturales de este aminoácido, pero en según qué ocasiones, estos alimentos solo cubrirán entre el 4 y el 8 % de las necesidades de nuestro cuerpo. Es en este momento cuando necesitaremos recurrir a los suplementos.

Los suplementos de glutamina están disponibles en forma de polvo o en cápsulas. Estos suplementos suelen ser péptidos de glutamina o l-glutamina. Algunas personas prefieren los péptidos por ser más fáciles de digerir.

Suplementos de glutamina

Como los péptidos se unen a otros aminoácidos a través de enlaces peptídicos, pueden ser fácilmente transportados al tejidos muscular gracias al torrente sanguíneo. El tracto digestivo posee sistemas de transporte de péptidos que permiten que sean absorbidos y utilizados mejor que la forma libre.

En su forma libre, esta sustancia es incapaz de llegar a la corriente de la sangre y, por tanto, a los tejidos musculares. Por tanto, entre el 50 y el 85 % de la forma libre ingerida será utilizada por el hígado, los intestinos y el sistema inmunológico. Solo la cantidad restante se transportará a nuestros músculos por la sangre. Así pues, parece que la forma libre no es tan efectiva para el mantenimiento de nuestros músculos.

Por otro lado, los péptidos de glutamina tienen una tasa de absorción más alta y parecen ser más beneficiosos para el desarrollo muscular. Hay muy pocos casos de efectos secundarios aparecidos por la ingestión de la forma peptídica. Las personas que tienen insuficiencia hepática o renal y aquellas mujeres que están embarazada o amamantando no deberían emplear este tipo d suplementos de péptidos sin una prescripción médica. El único inconveniente de este tipo de suplemento es que es más caro.

La dosis recomendada para los suplementos de l-glutamina es de entre 2 y 15 gramos diarios. La dosis exacta varía según el individuo, dependiendo de diversos factores como el peso corporal, el nivel de estrés, la actividad física, la dieta y la salud en general. Dosis más altas de este suplemento pueden causar algunos efectos secundarios como cierto estreñimiento y distensión abdominal en algunas personas.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *