En el anterior artículo, hemos podido ver qué es la glutamina y cuál es su composición. Así que si estás decidido a tomarla, deberás saber cómo consumirla. Intentaré resolver las dudas que puedas tener al respecto con el siguiente post.

Beber y cómo tomar glutamina

Durante los últimos años, se ha popularizado una ingesta diaria de glutamina relativamente alta entre los aficionados al culturismo con el fin de elevar las concentraciones de glutamina en el plasma. Hablamos de unas dosis de entre 20 y 30 gramos diarios.

Para que te hagas una idea, los pacientes en estado crítico, por ejemplo por quemaduras, reciben una infusión intravenosa constante de entre 20 y 30 gramos por día. Sin embargo, también hay que tener en cuenta que esa glutamina que reciben tiene una biodisponibilidad del 100%, mientras que la que se consume como suplemento por vía oral no pasa del 30.

Actualmente, existe mucho debate acerca de las dosis y de cuándo tomar tu suplemento. Si estás entrenando, la mayoría de expertos coinciden en que deberías tomar entre 5 y 15 gramos por día, divididos en dos o tres dosis a lo largo de las veinticuatro horas. Los momentos más populares para tomarlas son por la mañana, antes y después de entrenar, y justo antes de ir a dormir. Realmente, la hora en la que te lo tomes no importará mucho siempre y cuando seas constante y puedas ver los beneficios.

Las investigaciones realizadas hasta ahora no parecen indicar la necesidad de ciclar la suplementación de glutamina ni de ninguna diferenciación entre un periodo de carga y de mantenimiento.

La forma de tomarlo dependerá del formato en el que lo consumas. Si tienes tabletas o pastillas, puedes tragarlo con un poco de agua o zumo de frutas. Si es en forma de polvos, puedes hacer lo mismo o añadirlo a tu batido de proteínas.

Aprende todo lo que necesitas saber sobre cómo tomar el suplemento

¿Con qué debería tomarla?

Puede ser una buena idea combinar la toma de glutamina con otras sustancias o nutrientes. En primer lugar, puedes considerar unir la glutamina con sodio y otros electrolitos. El transporte de la glutamina se produce a través de un mecanismo que depende del sodio y se ha demostrado que de esta manera se aumenta significativamente el volumen celular, la absorción del electrolito y la hidratación. Esto será útil tanto a los atletas de resistencia como a los culturistas o más aficionados a las pesas, ya que el volumen del agua en la célula es uno de los muchos aspectos determinantes de la hipertrofia muscular. Además del sodio, puedes acompañar la glutamina con elementos como los BCAA, que te ayudarán a aumentar las ganancias de masa muscular y mejorar tu rendimiento en el entrenamiento.